Yo fui mamá antes de ser mujer

De un hogar de tres hermanos, donde mi papá nos dejó cuando tenía cuatro años, a los 16 me fui a vivir con un hombre, después de la golpiza que me dio mi mamá según ella para que fuera “una mujer decente”. Cuando me gradué de bachiller tenía seis meses de embarazo “yo fui mamá antes de ser mujer”.

Una tía me ayudo para la universidad, allí mis amigas me llevaron a tomar en bares y me decían “a ti te pagan por tomarte un trago o por hacer que consuman los hombres… para que estudias tanto, la plata está aquí, los lujos, los viajes, las camionetas eso si es vida”. En ese mundo duré casi diez años, entre establecimientos, paseos, rumba, fincas, peligros, muchas veces me violaron uno tras otro, pero no lo dejaba porque mis dos hijos dependían de mí.

Un día conocí a las Adoratrices y llegué a este lugar donde no me juzgaron y recibieron con amor, que todas las veces que llegué trasnochada, borracha, sin dinero, destrozada…, me dieron ese abrazo que nunca recibí en otro lugar, sin interés y entendí que valgo mucho que si podía hacer cosas diferentes y ganarme el dinero sin que me violentaran ni me utilizaran.

Ahora soy una mujer nueva, tuve que morir para volver a nacer otra vez, sé que muchas no van a entender esto, pero todas aquellas que han estado o están en ese fondo oscuro van a saber de qué estoy hablando. Estoy trabajando como secretaria y gestora social, estoy terminando psicología y tengo varios diplomados que me han ayudado para aplicar todo lo aprendido en pro de las mujeres… me tienen ahí para apoyarlas comprenderlas y de esta manera empezar a buscar diferentes alternativas de capacitación, opciones laborales, oportunidades como mujeres valientes e integrales que son. Soy parte de un equipo quienes estamos dispuestos a darlo todo por las mujeres que todavía están allí y por las que están haciendo todo por no volver.